BIENVENIDOS A LOS OLMANOS DEL PERÚ Y EL MUNDO..CONTACTOS 95-9508695 y el 96-8725103.
Sábado, 28 de mayo del 2016
OLMANOS RECUERDAN 43 AÑOS DE APARICIÓN DE LA VIRGEN DE MARÍA EN NITAPE
 La feligresía católica del distrito de Olmos recordarán este 31 de mayo un suceso importante que dio la vuelta al mundo.
En el sector de Nitape, la entonces estudiante Teodora Gonzales Torres tuvo varias visiones donde pudo apreciar a la Virgen María en un árbol de algarrobo en el sector de Nitape a pocos minutos al suroeste de la ciudad de Olmos. 
Actualmente, se aprecia un santuario al costado del algarrobo donde se produjeron las visiones a Teodora. 
Este lugar se ubica a una distancia de dos kilómetros al oeste de la ciudad de Olmos en la ruta hacia Nitape y se constituyó por un buen tiempo en un centro de adoración hasta donde llegaban cientos de personas de todo el país para elevar plegarias a la madre de Cristo. 
Para recordar este acontecimiento, la Hermandad Consagrada Inmaculada Virgen María que preside el Profesor Juan Valladares Santamaría , ha programado una serie de actos religiosos entre los que destacan izamiento del pabellón nacional y la bandera papal, así como la coronación de la efigie de la Virgen de la Capilla y de que se encuentra debajo del arbolito. 
Del mismo modo  , se realizará la procesión de la imagen alrededor de la plazuela acompañada de la banda de músicos y finalmente el rosario de despedida. 
HISTORIA DE LA APARICIÓN 
Al atardecer del 31 de mayo de 1973, caminaba Teodora Gonzáles Torres junto a sus hermanas Alicia y Magdalena con dirección a su domicilio en el Fundo Santa Clara (Nitape) luego de culminar sus estudios en la Escuela Primaria de Mujeres 10172 de Olmos. A poca distancia de su casa, pasando la Capilla de la Cruz de San Francisco, Teodora escuchó una voz suave que repetía su nombre. Se detuvo un instante para ver quien le hablaba. 
Miró a su alrededor y no había nadie. Esa voz extraña seguía repitiendo Teodora…!Teodora!. Continuó caminando unos pasos más y estando frente a un algarrobo se detuvo y fijó la mirada hacia la copa del árbol y sobre sus ramas que remecían para todos lados, vio a una señora alta y parada que parecía que se iba a caer. 
Sintió miedo, pero conforme pasaban los segundos se calmó y sonriendo miraba la señora que vestía de blanco con velo celeste sobre su cabeza y además llevaba un rosario y un librito entre sus manos. Se trataba de la Virgen María. 
Los comentarios de la visión se propagaron rápidamente de tal forma que los principales medios de comunicación del norte como La Industria de Chiclayo y El Tiempo de Piura dieron una cobertura periodística nunca antes vista. Las versiones de la niña Teodora despertaron el interés de la Iglesia, de tal forma que el párroco de Olmos, Antonio Vigil Chávez, le pidió que conversara con la Virgen y le pidiera una prueba de su presencia. 
Las conversaciones entre Teodora y la Virgen se sucedieron días tras día. Al retornar luego de asistir a sus clases, ella le pregunto: “Virgencita..Virgencita..¿Cómo te llamas.
La Virgen le respondió:..”YO SOY LA CONSAGRADA INMACULADA VIRGEN MARIA MADRE DE CRISTO, VIVO NAVEGANDO Y PÍDELE A MIS HIJOS QUE EN ESTE LUGAR CELEBREN UNA MISA EN MI HONOR Y CONSTRUYAN UN CONVENTO…YO TE DARÉ UNA PRUEBA EL 18 DE JULIO Y TODOS VERÁN SEÑALES DE MI NUEVA APARICIÓN..”. 
Es así que mucha gente creyente empezó a llegar desde el 17 de julio (1973) a este lugar y en la misma noche la virgen dio una manifestación en el cielo formándose una hermosa palma luminosa cubriendo toda la extensión del árbol prolongándose hasta el Cerro Pumpurre por un lapso de 5 minutos. 
Luego desapareció dejándose sentir un aroma perfumado de olor a rosas. Al día siguiente, el 18 de julio, Nitape estaba poblado por miles de peregrinos que habían llegado desde distintos lugares del Perú y Ecuador para presenciar las pruebas que la virgen había prometido a la niña. Luego del oficio de la misa realizada en la iglesia matriz de Olmos, el párroco y la niña se dirigieron hasta el lugar de las apariciones. 
Faltando pocos metros para llegar empezaron a caer gotas de lluvia. Eran las doce del día y se dejaba sentir un aire fresco. 
Ya en el árbol Teodora subió a una pequeña mesa y estando la niña con la mirada al cielo, se dejó escuchar un ruido misterioso y ante la atención de la gente se vio en el cielo que como una especie de cortina se abría para dar paso al sol, pero éste se volvió a ocultar y enseguida en una segunda oportunidad se abrió la cortina y el astro rey empezó a girar a gran velocidad asemejándose a un disco expidiendo chispas y se observó en el árbol sus rayos de los cuales se desprendían luces de colores predominando el amarillo. 
Al ver esto la gente exclamó..¡¡¡¡Milagro…!!!!!!Milagro….Es así que en esos momentos se despejaron las dudas de quienes creían de lo que decía la niña eran falsedades. Posteriormente a todo esto, la fe se fue acrecentando realizándose una serie de milagros. 
Las personas llegaban desde distintos puntos del país y del extranjero en peregrinaje al Arbolito de Nitape. Se dice que la Virgen curó y sanó a paralíticos, sordos, enfermos del corazón, cáncer y otros males.
Lugar donde se produjo la visión a Teodora Gonzaáles Torres en Nitape.

No hay comentarios:

Publicar un comentario